Et arte que aborrece el vacio